blog

5 ideas para hacer de la disciplina un estilo de vida

Disciplina

La disciplina puede considerarse como sinónimo de constancia, perseverancia, control y orden. Toda persona que práctica este extraordinario hábito, tienen grandes beneficios en términos de rendimiento, productividad y resultados.

Pero, ¿qué es realmente la disciplina? Según la Real Academia Española (RAE), la disciplina es el cumplimiento de las reglas establecidas para mantener el orden.

En tal sentido, la disciplina es el recurso indispensable para mantener el orden. Por eso, uno de los más importantes pilares del ser disciplinado es tener una vida ordenada.

¿Cómo se puede desarrollar mayor disciplinada?

Para desarrollar este extraordinario hábito hace falta como punto de partida, mucha voluntad. Pues una de las cosas que demanda la disciplina es cambiar los hábitos dañinos. Y para eso, se necesita mucha disposición.

A continuación, algunas ideas para desarrollar mayor disciplina.

Administrar el tiempo

Para desarrollar una mayor disciplina es necesario ser un buen mayordomo del tiempo. Quien no administra bien su agenda de tareas, difícilmente pueda tener una vida ordenada y llena de resultados positivos.

La disciplina va relacionada directamente con el aprovechamiento del tiempo, con lo cual, si no hay orden, planificación y control, el tiempo se irá perdiendo.

Mejorar la concentración

La concentración es la hermana de la disciplina. Para completar un gran proyecto necesitas concentrarte y focalizar. La clave está en aplicarte a tope en lo que haces ese momento, en enfocarte en una o dos cosas como mucho y hacerlas bien.

Eliminar las distracciones

Todas aquellas cosas que interfieren en la realización de una tarea, una actividad o un objetivo trazado, deben ser erradicadas. Estas distracciones por sutiles que sean, son una amenaza considerable en la búsqueda de una mayor disciplina.

Administrar el tiempo

Para desarrollar una mayor disciplina ser necesario ser un buen mayordomo del tiempo. Quien no administra bien su agenda de tareas, difícilmente pueda tener una vida ordenada y llena de resultados positivos.

La disciplina va relacionada directamente con el aprovechamiento del tiempo, con lo cual, si no hay orden, planificación y control, el tiempo se irá perdiendo.

Aceptar debilidades

Es importante identificar y aceptar cuales son aquellas cosas que representan una tentación o una debilidad. De esa manera será mucho más sencillo corregirlas antes que las mismas afecten lo que se está construyendo.

Evitar autoengaño

No sirve de nada mentirse a sí mismo diciéndose que no hay tiempo para acabar el trabajo si la realidad es que cada día no se cumple el horario, o se llega pasada la hora pautada. Cuando el autoengaño acaba, se alcanza la disciplina.

Tener autodisciplina

Con la disciplina no se nace, se hace. Para adquirirla y desarrollarla, es necesario tener autodisciplina, pues de la misma forma que con cualquier otra habilidad que se quiera dominar, requiere de una práctica diaria y de repetitiva. Igual que ir al gimnasio, la fuerza de voluntad y la autodisciplina requieren de mucho trabajo.

Rodearse de personas disciplinadas

Una forma segura de desarrollar la autodisciplina es crear alianzas con personas que son disciplinadas y tienen un mayor auto control. Rodearse de la gente adecuada es contagiosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *